New York Yankees

Yankees se meten a la fiesta y se llevan boleto del comodín

Yankees  - Yankees se meten a la fiesta y se llevan boleto del comodín

Aaron Judge condujo a casa la carrera ganadora con un sencillo con un out en la novena entrada y los Yankees de Nueva York se aseguraron un lugar en los playoffs en su último turno al bate de la temporada regular al vencer 1-0 a los Rays de Tampa Bay el domingo.

El campocorto de los Yankees, Gio Urshela, hizo una atrapada al estilo Jeter, cargando imprudentemente hacia el banquillo visitante, y Nueva York terminó el año 92-70, logrando un quinto boleto consecutivo de postemporada después de casi caer en un laberinto de escenarios de desempate.

Los Yankees tenían sus maletas empaquetadas, sabiendo que una derrota ante los Rays de 100 victorias podría enviarlos a uno de varios potenciales Juegos 163 en la carretera el lunes. En cambio, esperarán hasta el martes para jugar nuevamente en el juego de comodines de la Liga Americana contra Boston, Toronto o Seattle, a la espera del resto de los resultados del domingo. Nueva York será la sede del juego si los Medias Rojas pierden ante Washington.

Rougned Odor abrió la novena con un sencillo contra Josh Fleming (10-8), solo el segundo hit de Nueva York. El corredor emergente Tyler Wade avanzó a segunda con un elevado de Gleyber Torres a la pista de advertencia en el centro, y Anthony Rizzo movió a Wade a tercera con un sencillo con un out.

Andrew Kittredge se enfrentó a Judge, quien arrancó una línea de 104.4 mph del guante del diestro. La pelota saltó hacia el segunda base Brandon Lowe, cuyo lanzamiento fuera de balance no llegó a tiempo para atrapar a un Wade que se deslizaba.

Los compañeros de equipo rodearon a un juez sonriente a medio camino entre el primero y el segundo, y los fanáticos corearon “¡MVP! MVP! » en la cara de la franquicia durante una entrevista en el campo.

«No diría que exhalamos», dijo Judge. «Todavía tenemos mucho trabajo que hacer.»

Con el marcador de fuera de la ciudad que muestra a los Azulejos derrotando a Baltimore desde el principio, estaba claro en la cuarta entrada que Nueva York no volvería a ser comodín.

El abridor de los Rays, Michael Wacha, tampoco se quitó del camino. El veterano lanzó pelota de un hit en cinco entradas, aplastando a los Yankees con 56 lanzamientos. Indujo dos dobles jugadas, empujando el total más alto de la Liga Americana de Nueva York a 154.

Urshela restauró una carga en el Yankee Stadium con su descarado rayo en el dugout de Tampa Bay.

Con dos outs en la sexta entrada de un juego sin anotaciones, Urshela corrió 126 pies después del popup de Austin Meadows desde una formación dentro del cuadro desplazada. Lo alcanzó antes de llegar al escalón más alto del dugout de los Rays, luego pareció saltar de la pista de advertencia a toda velocidad hacia un lugar vacío en el banco.

El árbitro del plato, Ángel Hernández, se volcó sobre la barandilla y lo persiguió para confirmar la llamada de salida, mientras que los jugadores de Tampa Bay rápidamente señalaron hacia el dugout local en busca de un entrenador. El manager de los Yankees, Aaron Boone, corrió por el campo y fue seguido por miembros del personal médico. Compañeros de equipo a rayas se reunieron cerca de la entrada del dugout mientras atendían a Urshela.

Urshela emergió aproximadamente un minuto después y regresó cojeando al banco de los Yankees con cánticos de “¡Gio! ¡Gio! » Sorprendentemente, regresó al campocorto para la séptima entrada favoreciendo ligeramente su pierna izquierda. Derribó en su siguiente turno al bate en la octava entrada, luego fue reemplazado por Andrew Velázquez en la novena.

Derek Jeter, admitido en el Salón de la Fama el mes pasado, se ensangrentó la cara al lanzarse a los asientos de la tercera base después de atrapar una ventana emergente en un juego contra su rival Boston el 1 de julio de 2004.

El derecho de los Yankees, Jameson Taillon, entregó tres entradas y un tercio en blanco en su segunda apertura desde que se rompió parcialmente un ligamento del tobillo derecho el mes pasado. Wandy Peralta, Clay Holmes, Chad Green y Jonathan Loaisiga le dieron el balón al cerrador Aroldis Chapman en el noveno con el juego aún sin goles.

Chapman (6-4) ponchó a dos y dejó varado a un corredor para mantener el 0-0.

Nueva York tuvo solo un hit en ocho entradas, aunque Gary Sánchez conectó dos cohetes en la octava. El primero salió disparado del poste de foul del jardín izquierdo y el otro fue atrapado con un esfuerzo de zambullida del jardinero izquierdo Brett Phillips.

Esta fue la quinta vez que los Yankees ingresaron al último día de la temporada regular todavía en la contienda por un lugar en la postemporada y la primera desde 1995.

El novato de Tampa Bay, Randy Arozarena, abrió el octavo con un sencillo y se robó el segundo, dándole 20 jonrones y 20 bases robadas. Solo Tommy Pham y B.J. Upton habían alcanzado previamente esas marcas en la misma temporada para los Rays.

Subir