980x90

3-0. Harper hace de boxeador con Strickland y ganan Nacionales

BÉISBOL GRANDES LIGAS | 30 de mayo de 2017

Imagen de Bryce Harper. EFE/Archivo

San Francisco (EE.UU.), 29 may (EFE).- El jardinero estelar Bryce Harper no aguantó el pelotazo que recibió en la cadera derecha por parte del relevista Hunter Strickland y se tomó la revancha por su cuenta al cambiar de deporte y convertirse en púgil que acabó a puñetazos en el montículo del diamante.

Enfurecido, Harper corrió hacia el montículo, arrojó su casco y lió a puñetazos con Strickland, quien lo había golpeado con un lanzamiento, en el juego que su equipo de los Nacionales de Washington ganaron por blanqueada de 3-0 a los Gigantes de San Francisco.

Harper fue alcanzado en la cadera derecha por la recta de 98 mph que representó el primer lanzamiento de Strickland en la octava entrada, con dos outs y sin hombres en base. Washington ganaba por 2-0.

El astro de los Nacionales señaló con su bate al lanzador de San Francisco, le lanzó un grito, se aseguró que nadie lo podía controlar y corrió hacia el montículo.

Nadie se interpuso en la trayectoria de Harper, que al llegar al montículo se quitó el casco y lo lanzó, sin que éste le pegara al lanzador de los Gigantes.

Strickland, quien mide 1,93 metros (seis pies y cuatro pulgadas), impactó a Harper en el rostro con un derechazo. Ambos se separaron un momento antes de liarse otra vez a puñetazos.

Fue entonces cuando Harper asestó un golpe de derecha a la nariz del lanzador, mientras se vaciaban las bancas y los bullpens.

Michael Morse y Jeff Samardzija, de los Gigantes, se llevaron un duro encontronazo mientras trataban de separar a los dos béisbolistas, que al final fueron separados y posteriormente expulsados por los árbitros.

Ambos tenían viejas rencillas. En la serie divisional de 2014 en la Liga Nacional, Harper pegó dos cuadrangulares frente a Strickland. Luego de conectar el segundo, se quedó mirando fijamente al relevista mientras recorría las bases en el cuarto juego.

No se habían visto las caras en un juego desde entonces y Strickland dijo que había sido algo accidental.

Tanner Roark (5-2) recetó cinco ponches y permitió seis imparables en siete entradas.

Los Nacionales, líderes de la División Este, abrieron una serie de nueve juegos de visita en el Oeste, cosechando su sexta victoria en ocho compromisos.

La derrota fue para Matt Moore (2-6), mientras que el relevista Koda Glover consiguió el rescate.

Béisbol